Pemex firmará nuevo contrato petrolero con Diavaz

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) llevará a cabo este viernes la firma del contrato de exploración y extracción en el campo terrestre Ébano, que constituye la octava migración de una asignación que realiza Petróleos Mexicanos (Pemex), en esta ocasión en el área donde DS Servicios Petroleros de Grupo Diavaz venía operando un contrato integral de exploración y producción (CIEP).

Pemex y DS Servicios Petroleros firmaron el CIEP el 1 de febrero del 2013. Actualmente tiene una producción de 7,600 barriles diarios de petróleo y 75,000 pies cúbicos al día de gas natural.

Ubicado en Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí, 20 kilómetros al oeste de Tampico, el campo Ébano tiene una extensión de 1,584 kilómetros cuadrados y antes de esta migración contaba con una asignación con una vigencia de 25 años otorgada en agosto del 2014 a Pemex por parte de la Secretaría de Energía. En este campo maduro, la estatal ha perforado 1,105 pozos de los cuales 752 no resultaron útiles, 168 son productores y 165 están cerrados.

Hace una semana, el regulador aprobó el respectivo plan provisional de trabajo para la migración de esta asignación a un contrato, mismo que se llevará a cabo durante los próximos 10 meses e incluye inversiones de 51.334 millones de dólares. “Se tiene contemplado recuperar un total de 2.39 millones de barriles de aceite y 482.333 millones de pies cúbicos de gas durante la vigencia del plan provisional, con 188 pozos productores”, expuso el titular de la Unidad Técnica de Extracción del regulador, León Daniel Mena.

SIETE MIGRACIONES DESDE EL 2014

Hasta ahora, la empresa productiva del Estado ha concretado las migraciones de sus asignaciones en Trión, Ogarrio y Cárdenas Mora, donde posteriormente se asoció tras las respectivas licitaciones de farmout con las empresas BHP Billiton, Deutsche Erdoel y y Cheiron, además de Ek-Balam, que opera sin socio.

Además, en diciembre pasado, firmó el primero de los contratos que migran de asignaciones luego de ser operados como contratos integrales del viejo régimen, en Santuario y El Golpe, donde la estatal ahora es socio de la británica Petrofac en un contrato de producción compartida. En marzo, Pemex y el consorcio SMB firmaron el contrato para la exploración y extracción de hidrocarburos en el campo Misión, en el que previeron inversiones por 637 millones de dólares.

Finalmente, también en marzo, Pemex y la estadounidense Lewis Energy México firmaron el primer contrato de servicios integrales de exploración y extracción (CSIEE) del nuevo régimen en el campo Olmos, ubicado en Coahuila, que, a diferencia de las migraciones que concluyeron en contratos de producción compartida, resultó en un contrato de servicios que incentiva la producción con pagos en efectivo de la empresa estatal al contratista y que ya era posible legalmente antes de la reforma.

Migración de asignaciones a contratos de Pemex:

Trión: Ubicado en aguas profundas, resultó en un contrato de licencia tras el proceso de licitación de farmout en que se seleccionó a la australiana BHP Billiton.

Cárdenas Mora: Campo terrestre que también se sometió a un proceso de búsqueda de socio mediante licitación, resultando ganadora la empresa egipcia Cheiron Holdings.

Ogarrio: Resultado del tercer farmout exitoso de la estatal, este contrato de licencia en un campo terrestre fue adjudicado a la alemana Deutsche Erdoel.

Ek Balam: Es la única migración sin socio de Pemex en la cual pretende invertir 6,636 millones de dólares para alcanzar una producción de 100,000 barriles diarios en cuatro años.

Santuario El Golpe: Fue el primero de los contratos que migró luego de ser operados como contratos integrales del viejo régimen, para asociarse con la británica Petrofac en un contrato de producción compartida.

Misión: Pemex y el consorcio SMB, conformado por Tecpetrol y Grupo R, firmaron el contrato de producción compartida donde existía un contrato de obra pública financiada (COPF).

Olmos: Pemex y la estadounidense Lewis Energy México firmaron el primer Contrato de Servicios Integrales de Exploración y Extracción (CSIEE) del nuevo régimen que, a diferencia de las migraciones que concluyeron en contratos de producción compartida, resultó en un contrato de servicios que incentiva la producción con pagos en efectivo.

No se admiten más comentarios